Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Negociar para cambiar la vida...

Imagen
Vivimos en un mundo asfaltado y sin vida. Marcado por las prisas, por las circunstancias y nos sentimos zarandeados por un mar de soledades que jalonan nuestras vidas. 
Nuestros pensamientos caen en la monotonía y nuestras emociones se hunden en la melancolía de otros tiempos donde vivíamos mejor, o donde éramos tan ignorantes y necios que no escuchábamos nuestra alma, esa voz interior que nos habla, que nos susurra cada día, a cada paso y que desea liberarse y liberarnos. 
Pero nosotros solemos mandarla directamente al ostracismo y la condenamos a bajar errante. Hasta que la desidia de los días nos lleva a renegar de nosotros mismos, de nuestra actitud y nuestra falta de madurez o cobardia para cambiar, para negociar con la vida.
Si, debemos negociarlo todo, debemos debatir con nuestro yo interno, con nuestra alma, con todo aquello que dentro de ti tiene ansias por conducirte a la libertad. Pero, ¿De que tipo de libertad estamos hablando? ¿Qué estamos negociando? ¿Acaso ahora la vida se…

El ADN, la llave de la vida...

Imagen
La evolución de la consciencia promueve una modificación genética que se imprime en el ADN, y crea una metamorfosis celular.
Analicemos metamorfosis por un momento, meta-más allá, morfo-forma, osis-óseo, Por lo tanto diríamos que la transformación desarrolla aquella parte de nosotros que está más allá de la forma corporal, del cuerpo físico. La forma extracorpórea.
¿Y que está más allá del cuerpo físico? Lo que tradicionalmente conocemos como espíritu, la espiritualidad. Nos transformamos en seres más espirituales, donde las comprensiones, y la capacidad de ordenar la vida desde el amor centraran nuestro siguiente periodo evolutivo como seres humanos, para trascender al homo sapiens.
La metamorfosis como proceso biológico se desarrolla desde el nacimiento hasta la madurez, por medio de grandes cambios estructurales y fisiológicos. No sólo hay cambios de tamaño y un aumento del número de células sino que hay cambios de diferenciación celular. Es decir que las células se comportan en funció…

Cuando la mente despierta...

Imagen
Toda vida tiene un propósito, toda vida esta vinculada por lazos de amor tejidos de generación en generación, desde nuestros ancestros hasta nuestros hijos y sus hijos, nuestros nietos, creando un entretejido de carácter sagrado, un linaje ancestral cuyo fin es mejorar la forma de vida, para vivir desde el corazón con una mayor honestidad en nuestros actos promoviendo la igualdad, y la libertad con un carácter de amor universal o fraterno.
Sin embargo este lugar donde reina la sabiduría y el amor, sigue pareciéndonos un lugar mágico y externo, pero reside en lo más profundo de nuestro interior y todas nuestras intenciones o acciones creadas desde este punto nos acercan a manifestarlo en la materia.
Todo camino de búsqueda interior tiene diversos propósitos entre estos mostrar al iniciado quien verdaderamente es y cual es su verdadera utilidad en la vida.
Este proceso vital comienza desde la infancia y hasta la adolescencia desarrolla el carácter y la predisposición a la acción. Se cr…

El tiempo sabe todo de ti...

Imagen
Con el paso del tiempo uno se suele preguntar qué espera de la vida. Estas son cuestiones metafísicas, fruto de la reflexión del ser humano para ir más allá de lo visible, para poder dilucidar o comprender por unos instantes el aparente plan divino. Sin embargo no se trata de abandonar la vida mundana para encontrar a Dios sino más bien encontrar a Dios en todo lo mundano. 
Tu vida no te pertenece, eres parte de la experiencia de tu espíritu en el plano de la materia donde evolucionas para llegar a existir y tomar consciencia de ti más allá de esta dimensión. Para comprender tu estado inmortal que llamas alma, por el contraste de todas tus experiencias. 
En esta vida no existes más allá de tu mente, tu última conexión con lo que crees real son tus emociones y fruto de ello das por verificada tu existencia, pero déjame que te diga de nuevo que aquí no existes más allá de ti mismo, o tal vez sí, todo depende de tu grado de implicación, de identificación con lo que te rodea y de como te ma…