Viaje a USA, Agosto 2017 territorios sagrados de los nativos norteamericanos

Los nativos norteamericanos vivían increíblemente unidos a la Tierra. Para ellos toda vida provenía de su interior, del intramundo. Ellos sentían y percibían este intramundo o gran útero a través del espíritu de la madre tierra en el latir de su corazón; y para celebrar la vida y disfrutarla se reunían en torno a la hoguera, en torno al fuego sagrado, tocaban el tambor y cantaban para agradecer la sencillez y la simplicidad de la vida. 

Esta visión de la realidad donde todo es sagrado, donde todo tiene alma o consciencia y donde ellos entendían que todo se organiza sobre sí mismo, simplifica la realidad y les permitía enriquecer su espíritu. 

Su forma de vivir, sus enseñanzas e historias transmitidas de abuelos a nietos alrededor de la hoguera son palabras de eterna sabiduría, comprenderlas y experimentarlas en sus propias tierras, sintiéndolas como propias nos permiten regresar a la esencia de la vida, cuestionándonos cómo y porqué queremos vivir.

"Es sólo cuando uno enciende su llama sagrada de amor que puede regresar a la esencia, a sus orígenes... Sólo cuando la piel dormida del hombre blanco despierte sabrá quién es y descubrirá que es nuestro hermano, hermano de todos los pieles rojas, reconocerá entonces que la tierra no le pertenece sino que él también pertenece a la tierra. La tierra donde nació, la tierra que lo alimentó y sació su sed y donde él siempre regresará." (Sabiduría nativa norteamericana).

Descubre todo un mundo consciente e intenso viviendo y viajando por sus tierras sagradas, por el jardín del edén de los nativos norteamericanos., donde compartiremos sus enseñanzas, sus rituales y disfrutaremos de la vida como ellos lo hacían, desde la simplicidad, de forma natural, en definitiva haciéndolo todo fácil y sencillo, divertido y feliz...

Para más información contacta con nosotros, enviándonos un mail a: aurora@shamballasoulspace.com






Entradas populares de este blog

Nada es para siempre...

la escala energética...

Miedo o confianza, tú decides...