La memoria celular...

Vives la realidad que deseas experimentar desde tus pensamientos, desde tus emociones, desde tu corazón, o desde tu ego, tu decides. Pero la impronta de todo lo que vives tiene su repercusión en el vehículo que has tomado para estar manifestado en este plano de consciencia, en la vida cotidiana, y ese vehículo es tu cuerpo físico.

Tu cuerpo es el vehículo que te permite proyectar tu espiritualidad, y debido a ello contiene en él todos los recuerdos de lo vivido, en el presente son emociones, que con el paso del tiempo guardan memoria celular de lo ocurrido, las emociones graban el momento donde se han creado o desarrollado en tus células, es como una imagen fragmentada en miles de pequeños puntitos, algo así como la matriz de una pantalla de televisión. Este recuerdo implantado y multicelular se recrea en todas tus células que van llenándose con el tiempo de toda esta información que formará parte de tu código genético, de tu ADN.

Contienen pues memoria del pasado, de lo ocurrido y por lo tanto transmiten a todo el cuerpo su información, sobretodo a los órganos vitales y al sistema endocrino mayoritariamente. Debido a esta información, y a la repercusión de lo vivido que moldea la personalidad, tu cuerpo tiene un patrón de tiempo acumulativo, tiene memoria del tiempo.

Sí con el paso de la vida tus acciones te crean sufrimiento la información que acumulas satura tu cuerpo, crea cambios de humor, dolores y por ultimo enfermedades, desde las más leves a las crónicas o degenerativas.
Si tus acciones son honestas y justas la información que transmites a tus células contiene paz y felicidad que en el sistema endocrino producen dopamina y oxitocina, y esta sensación o emoción comienza a imprimir lo vivido en dichas células que se replican también por todo tu cuerpo, cargándote de energía y vitalidad.

El cuerpo tiene el patrón de la regeneración física, si te cortas el activa el proceso de coagulación y cicatrización, sí te enfrías se sobreactiva la función de la glándula pineal y sube la temperatura corporal, tu sientes fiebre, pero el cuerpo se está autoregulando...y así son todos los procesos.

Por lo tanto nosotros no morimos de forma natural, sino que nuestras formas de vida nos están matando. Llega un momento que el cuerpo tiene tanta información que se vuelve independiente de la mente y su consciencia de acción y crea los procesos de enfermedad aún cuando nadie evidentemente desea estar enfermo. Te has preguntado por que enfermamos, sí tu mente, sí tú no quieres enfermar.

La enfermedad física es un proceso de depuración multicelular que afecta a la función corporal, a la función bioquímica y a la estructura del cuerpo físico. Y que ocurre cuando desde la mente y las emociones no sabemos gestionar y llevar a cabo lo que deseamos en nuestras vidas.

Debemos aceptar que la enfermedad es una oportunidad de cambio, dolorosa, pero al fin y al cabo una oportunidad para renacer, para regenerarse física, mental y emocionalmente...







Entradas populares de este blog

Nada es para siempre...

Miedo o confianza, tú decides...

La voz de silencio... (enseñanzas nativas, indios norteamericanos)